Reflejos primitivos tipo I

Los reflejos primitivos tipo I aparecen aproximadamente a las cuatro semanas de gestación con el inicio del latido del corazón y continúan observándose a las 20 semanas de gestación. Es un periodo de actividad funcional y reintegración. Durante este proceso cada uno de los sistemas en desarrollo va imprimiéndole al organismo diferencias como resultado de dos fuentes de activación, por un lado el patrón de comportamiento endógeno que involucra a todo el sistema con capacidad de respuesta y por otro el patrón de comportamiento exógeno a partir de estímulos que configuran la relación entre el organismo y su medio.

Tipos de reflejos observados durante la etapa fetal.

  1. Contralateral o de huída. Presente desde las 8 semanas de gestación ante el roce peribucal con una de sus extremidades. La respuesta se observa con un sobresalto con flexión contralateral de cabeza y tronco con aducción, elevación y flexión de extremidades.
  2. Ipsilateral de protección o busqueda. Presente desde las 8 semanas ante el roce peribucal con una de sus extremidades. La respuesta se observa con un sobresalto con flexión ipsilateral y semiextensión de cabeza con abducción de extremidades y extensión de los dedos del pie.
  3. Apertura de la boca. Presente desde las 9 semanas. Se observa como desciende la mandíbula activamente.
  4. Presión palmar. Presente desde las 9’5 semanas. Son movimientos de abrir y cerrar la mano.
  5. Extensión del tronco. Presente desde la 9’5 semanas.  La apertura de la boca se acompaña de extensión de tronco.
  6. Extensión cruzada. Presente desde las 14 semanas ante un pinchazo en la región del talón. Se presenta una respuesta de huida de la pierna contralateral al estímulo por flexión, extensión y aducción.
  7. Arqueo. Presente desde las 18’5 semanas. Se observa contracción del cuello con apertura de la boca.

Integrar reflejos primitivos

Antes de que naciera mi bizcochete sólo conocía de oídas lo que eran los reflejos primitivos y la importancia de integrarlos, ya que de ello depende la maduración neuronal de nuestros hijos.

Estos días he estado leyendo un artículo de Gerardo Alvarado en la Revista de Ciencias Clínicas dedicado a los reflejos primitivos y voy a intentar resumir en varios post, qué son, cuales y de qué manera podemos integrarlos.

¿Qué son los reflejos primitivos? Son respuestas complejas y automáticas controladas desde el tronco encefálicos que se desarrollan en las diferentes etapas del embarazo. Si estos reflejos primitivos se mantienen activos pueden impedir los reflejos posturales posteriores necesarios para que el niño madure.

Estos reflejos se dividen en 3 grupos basándose en el momento en que se observan o son suprimidos, los del Tipo I son respuestas automáticas que ocurren durante la vida intrauterina. Los del Tipo II corresponden a las reacciones primitivas y posturales que aparecen desde las 22 semanas de gestación hasta los primeros cuatro a seis meses del nacimiento. Por último, los del Tipo III se registran durante la infancia temprana, después del sexto mes de nacimiento.

Todos estos reflejos deben aparecer e integrarse, ya que permitirán un aumento de la concentración, atención, disminución de la impulsividad e hiperactividad, aumentará el tono muscular y mejorará el nivel de actividad.