Ponga un osteópata en su vida.

Por un problema en el oído de mi bizcochete-brother, hemos ido a un osteópata. La verdad es que yo tenía una idea confusa, pero ¿qué es la osteopatía?

Se trata de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos específicos basados en la anatomía y fisiología del cuerpo humano. La primera escuela de Osteopatía data del año 1892 en Estados Unidos. El tratamiento que se denomina manipulación osteopática, consiste en un sistema de prácticas orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar.

La osteopatía abarca tres ramas:

Osteopatía articular o estructural: se ocupa del aparato músculo-esquelético y de la postura, y es efectiva en traumatismos, lumbalgias, dorsalgias, hernias discales, problemas articulares, artritis, artrosis. Restablece nuestro equilibrio biomecánico.

Osteopatía craneal: Tratamiento de los problemas relacionados con la estructura ósea del cráneo y la mandíbula. Es muy efectiva en el estrés y en bebés que han padecido en el parto. Con técnicas manuales, liberan y facilitan la micro-movilidad del cráneo y el conjunto de la relación craneosacra a través de las membranas meníngeas y el papel del líquido cefalorraquídeo. Algunas consecuencias de alteraciones posturales, traumatismos, desequilibrios musculares etc, pueden afectar a nervios craneales, arterias, glándulas y otros tejidos, a su paso por orificios craneales o en el interior mismo, lo que puede provocar neuralgias, dificultades de visión, audición, alteraciones de algunas funciones glandulares, vértigos, migrañas, e incluso a través del sistema nervioso vegetativo, trastornos digestivos, respiratorios, vasculares etc.

Osteopatía visceral: Se ocupa del tratamiento de órganos y vísceras mejorando la función de éstos, la indicación de las manipulaciones sobre el sistema digestivo es principalmente liberar adherencias que puedan obstruir el riego sanguineo. Está orientada a actuar sobre los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico, deben estar libres en su paso anatómico, lo que no siempre ocurre y que puede ser debido a adherencias, tracciones miofasciales que dificultan la normal movilidad de las vísceras. Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.

¿Cuándo podemos acudir a un Osteópata?

  1. Para aliviar dolores musculo-articulares, contracturas, tendinitis, esquinces, dolor neural, hernias discales. lumbalgias, lumbociáticas, sacroileitis, cervicalgias, tortícolis, problemas en hombros, rodillas o cualquier articulación.
  2. Dolores de cabeza, migrañas, cefaleas, vértigos, mareos…
  3. Trastornos nerviosos, ansiedad, estrés, insomnio…
  4. Disfunciones respiratorias, sinusitis, catarros, amigdalitis, afonias…
  5. Disfunciones auditivas, vértigos, zumbidos…
  6. Disfunciones oculares, hipoconvergencia ocular, lagrimeo, obstrucción del conducto lagrimal…
  7. Alteraciones en la digestión, dolores de estómago, hernias de hiato, úlcera, estreñimiento, gases, hinchazón abdominal, reflujos…
  8. Alteraciones ginecológias, dismenorrea, síndrome premenstrual…
  9. Alteraciones mandibulares, dolor en la boca, en la masticación, bruxismo, déficit en la apertura….
  10. Desequilibrios posturales, escoliosis, alteraciones podales..
  11. Problemas de bebes, cólicos de lactante, llanto, nerviosismo, bronquiolitis…
  12. Secuelas traumáticas, accidentes de tráfico, caídas, contusiones…
  13. Prevención, revisiones para prevenir y conservar una buena salud.

Nosotros acudimos por un problema en el oído de mi bizcochete-brother que arrastra desde el nacimiento. El otorrino nos recomienda la miringotomía que consiste en una inserción de tubos de drenaje en el oído, que permanece entre 6 y 12 meses insertado. La operación es con anestésia general y a mí me da mucho miedo.

La psicoterapeuta de mi bizcochete me recomienda que visitemos un osteópata antes de meternos en operaciones, como no conozco ninguno, pido ayuda a mi fisioterapeuta que me recomienda una clínica de osteopatía infantil. Allí acudimos no sin antes perderme por la huerta valenciana.

Nos recibe una gran sonrisa y el niño se porta fenomenal mientras le practican la osteopatía craneal. Salimos muy contentos y pienso que voy a poner un osteópata en mi vida.

Me explican también los beneficios de la fisioterapia y la osteopatia en nuestros bebes, en resumen es lo siguiente:

  • la fisioterapia respiratoria pediátrica desarrolla técnicas para la prevención, la curación y estabilización de alteraciones que afectan al sistema respiratorio, sus objetivos son: eliminar el moco acumulado en las vías respiratorias, luchar contra infecciones y atelectasias. Mejorar la ventilación del bebé, manteniendo una buena oxigenación de los tejidos. Con técnicas de terapia manual no invasivas, se consigue eliminar mucosidades tanto de vías altas como a nivel pulmonar.
  • la osteopatía pedíatrica desarrolla técnicas de terapia manual para tratar las patologías que afectan a los bebés como son: los cólicos del lactante, tortícolis congénita, otitis de repetición, obstrucción del canal lagrimal, bronquiolitis.

Respecto al oído, como después de la manipulación craneal, no le ha visto nada raro, me recomienda eliminar los lácteos de su alimentación. He de empezar a pensar en sustitutos para la leche de las mañanas o las noches, las meriendas con yogures, el queso…. De momento probaremos un mes y según como responda nos pondrán otro tratamiento.