Nuevo ciclo

image

Todo empieza y acaba. Hoy he entrado en la guardería y al intentar hablar para despedirme, me he puesto a llorar. Han sido 8 años de disfrutar viendo lo bien que han cuidado de mis cuatro “bizcochetes” , de disfrutar de sus huellas de pies y manos, de sus “gomets” de las purpurinas. Hoy se cierra un ciclo en casa, ya no conoceremos milimétricamente lo que han hecho durante el día, si han jugado mucho, si han comido bien, si han estado obedientes en la asamblea.

Hemos tenido mucha suerte. Cuando uno elige una escuela infantil, un colegio, se basa en las opiniones de otros, en sus experiencias, en los años que llevan funcionando, pero también se escoge por corazonada y la que tuvimos cuando entramos en esta especie de aldea de pequeñuelos fue certera no sólo por todo lo que han aprendido nuestros niños, sino por CÓMO lo han aprendido.

En este centro bilingüe prima la confianza, la sonrisa, el cariño y el esfuerzo. Las profesoras consiguen que nuestros niños hagan cosas increíbles. Teatros, bailes, marionetas, coreografías… No hay nada que se les resista. Y sí hablamos de comer, consiguen que hasta el que en casa no abre la boca, en el cole, repita menú.

Grandes profesionales en la educación de los niños, en la dirección del centro.

Mucha suerte con los compañeros de Bizcochete, de sus familias. Ni una cara rara, al contrario, han sido dos años de estar integradísimo en el grupo a pesar de que su ritmo de aprendizaje sea un poquito más lento. Todos los compañeros han sido Extraordinarios, y sus familias también. GRACIAS Y GRACIAS, de corazón.

Exprésate!

*