Masaje Shantala (segunda parte)

Que ganas de poder continuar con el masaje que dejamos a medias el otro día,¿verdad?.

La tripita.

Juntamos las manos y las colocamos en la base del pecho y las vamos bajando hacia el ombligo, una tras otra, repetimos dos veces. Ahora tomamos con la mano izquierda los pies y los levantamos en vertical, formando una L con las piernas y el cuerpecito del bebe. Con el antebrazo derecho realizamos el mismo movimiento anterior, desde la base del pecho, donde comienzan a abrirse las costillas hasta más allá del ombligo.

Las piernas.

Al igual que hemos hecho con los brazos, tomamos con una mano la base del muslete del bebé y con la otra subimos hacia el pie, como si fuera una pulsera. Repetimos dos veces. Después realizamos los movimientos suaves de torsión desde la base de la pierna hasta el pie. Terminamos masajeando la planta del pie primero con los pulgares y después con toda la palma. Repetimos con la otra pierna.

La espalda

Hasta este momento teníamos al bebe paralelo a nuestras piernas pero ahora lo colocamos transversalmente y con la cabeza a nuestra izquierda, sobre su vientre. Colocamos las manos sobre la espalda del bebe pasando por los omóplatos, la base de la espalda, los riñones y después las nalgas como si estuviéramos amasando. Las manos se desplazan adelante y atrás y volvemos a subir hacia sus hombros.

Ahora con la mano izquierda bien plana, recorremos la espalda del bebé, desde los hombros hasta las nalgas, despacito pero apretando mientras que con la derecha sujetamos el culete. Repetimos dos veces. Nos dicen que las dos manos trabajan en perfecta armonía, una representa el aspecto estático de la energía y la otra su aspecto dinámico.

Con la mano izquierda bien plana, recorremos la espalda del bebé, desde los hombros hasta los tobillos, como antes, muy despacito pero apretando mientras que la mano derecha sujetamos los tobillos mientras le estiramos las piernecitas. Repetimos dos veces.

La cara

Volvemos a colocar al bebe sobre nuestras piernas boca arriba y en paralelo a nuestras piernas. Ahora colocamos los dedos sobre su frente bordeando las parte superior de las cejas, y volvemos al centro y repetimos. La siguiente vez parten del centro de la frente y llegan hasta las sienes volviendo al centro y descendiendo por el contorno de la nariz y  hasta las mejillas.

Esta vez llevamos los pulgares desde la base de la nariz recorriendo los labios ya haciendo pequeñas rotaciones en la mandíbula para aliviar las encias.

Ya hemos finalizado el masaje, nos hemos quedado los dos super-agustito y ahora para terminar podemos darle un bañito y asi completar la sensación de bienestar.

IMG_7609

Mi bizcochete ayuda a realizar el masaje subiendo el solito las piernas

Speak Your Mind

*