ESTUDIO TESDAD. Resumen de lo publicado en Lancet Neurology 1/2

Resumen de lo publicado en Lancet Neurology sobre los resultados de la fase 2 del ensayo clínico por el Dr de la Torre y la Dra Dierssen.

Ya hablamos en una entrada anterior de la importancia de este estudio sobre todo porque es la primera vez que un tratamiento resulta eficaz y abre la puerta a nuevas investigaciones sobre el síndrome de Down.

Es un estudio que se realiza en el Instituto Hospital del Mar (IMIM) por el Dr Rafael de la Torre y la Dra. Mara Dierssen en el Centro de regulación genómica (CRG) de Barcelona y que demuestra que la epigalocatequina galato que es un compuesto del té verde junto con un programa de estimulación cognitiva, mejora las capacidades de aprendizaje de los jóvenes adultos con síndrome de Down. Los cambios que se aprecian en las personas participantes en este estudio no son solo a nivel de aprendizaje, memoria y atención sino que también se modifica la conectividad funcional de las neuronas en el cerebro. Pero lo que hay que tener presente que este descubrimiento no es una cura para el SD pero puede ser una herramienta para mejorar su calidad de vida.

Un poquito de historia

La epigalocatequina galato (EGCG) es una flavonol del te verde. ¿Por qué se piensa en este componente? porque es una molécula que inhibe la acción de una proteína llamada Dyrk1A que es producida en exceso en el síndrome de Down, y que resulta perjudicial para el desarrollo y la función cerebral.

Se realiza un estudio piloto con 30 personas con síndrome de Down de 18 a 30 años (fase 1) de tres meses: la mitad de estas personas son tratadas con una cantidad de EGCG  correspondiente a 9 mg/kg/dia según peso y la otra mitad con un placebo. Este estudio ciego sirve para comprobar la seguridad y tolerabilidad de la EGCG.

En un segundo estudio en el que participan 87 personas entre 16 y 34 años se investiga la eficacia del tratamiento durante 12 meses combinada con un protocolo de estimulación cognitiva. Este segundo estudio compara los resultados de los participantes tratados y no con la EGCG después del protocolo de estimulación cognitiva.

Combinación del programa de estimulación cognitiva y EGCG

La mejoría clinica de los participantes tras los doce meses de estudio, se comprobó que perduraba seis meses tras interrumpir el tratamiento. Esta mejoría en áreas de la memoria, funciones ejecutivas y competencia en la vida diaria va acompañada de cambios en la conectividad funcional de “ciertas áreas corticales de los lóbulos frontales del cerebro y de una normalización de la excesiva excitabilidad cortical”.

Después de este estudio se puede afirmar que la EGCG es segura y bien tolerada en las dosis administradas en la población de jóvenes adultos con SD.

Aspectos a considerar al iniciar el tratamiento:

  1. Función tiroidea. Algunos sujetos durante los primeros meses de tratamiento presentaron un aumento leve de los valores de TSH pero fue un aumento transitorio puesto que volvieron a su nivel basal a los seis meses de tratamiento. Aun así se recomienda realizar análisis tres meses después de iniciar el tratamiento y un seguimiento anual de los mismos.
  2. Función hepática. No se observan cambios en la función hepática, pero aún así, se recomienda realizar análisis tres meses después de iniciar el tratamiento y un seguimiento anual de los enzimas hepáticos (Alanina transaminasa-ALT, Aspartato aminotransferasa-AST, Gamma-glutamil transpeptidasa GGT) y otros parámetros bioquímicos (tiempo de protrombina, bilirrubina en suero).

Exprésate!

*