Estimulación temprana De 4 a 6 meses.

A partir de los 4 meses, los bebes ya pueden sujetar ellos solitos la cabeza, a partir del sexto mes aprenden a darse la vuelta ellos solitos. ¿Qué debemos hacer para conseguir que nuestros bebés cumplan estos objetivos? Vamos a hacer un resumen de las recomendaciones de Unicef Mexico para esta etapa.

¿Cuales son las habilidades de los niños de 4 a 6 meses?

  • Mantiene la cabeza firme, la puede mover en diferentes direcciones.
  • Inicia el arrastre, de boca arriba pasa a boca abajo.
  • Sigue con la vista un objeto o persona hasta que este desaparece de su campo visual.
  • Mira un objeto que sostiene en su mano.
  • Emite murmullos, ríe, articula y localiza sonidos.
  • Utiliza una mano para apoyarse y la otra para alcanzar objetos.
  • Juega con las manos y ropa.
  • Reconoce el biberón y abre la boca para recibir la comida.
  • Conoce las expresiones de enfado y los distintos tonos de voz.

Motor grueso

Acuéstalo boca abajo, apoyado sobre sus antebrazos sobre una superficie plana y dura, colócate detrás de él y llama su atención para intentar que se gire hasta quedar boca arriba. Prueba a colocarle a la altura del pecho mientras está boca abajo, una toallita enrollada y sigue ofreciéndole objetos para conseguir que intente cogerlo con una manita mientras que se apoya en la otra. Otro ejercicio que podemos hacer es colocarle un juguete cerquita y empujarle los pies despacio con la palma de nuestra mano intentando que se arrastre.

Ahora lo colocamos tumbado boca arriba le tomamos de las manitas y despacio intentamos que se siente. Cuando esté sentado (con o sin ayuda) le balanceamos hacia los lados tomándole de los hombros y después podemos repetir hacia atrás y adelante.

Motor fino

Dale un sonajero y ayúdale a sacudirlo. Alterna las manitas. Permite que se lleve sus juguetes a la boca. Colócale objetos de diferentes texturas en las manitas y comprueba la reacción que provoca el tacto de cada material, puedes utilizar una esponja, una tela, una cuchara, un peluche….

Canta canciones a la vez que aplaudes y ayúdale a hacerlo (palmas palmitas, tita tita….).

Lenguaje

Repite cada balbuceo, grito, palabrita que diga. Cuando haga algún sonido, espera y contesta, imita lo que en un futuro será una conversación. Llámale por su nombre en tono cariñoso. Es importante hablarle, sonriere, cantarle constantemente.

Social

Premia los avances de tu bebé con sonrisas, aplausos. Es importante que cuando hablemos con ellos, nos puedan ver la cara para que entiendan que estamos hablando con ellos y que vean nuestros gestos. Haz que se mire en un espejo y repite su nombre y dile lo guapo y precioso que es el bebé que se refleja. Tapa su cara con un trapo y juega al “cucú” con él.

Juega con tu bebé, hazle reír, celebra su risa y disfrutad toda la familia de la alegría de vuestro bebé.

Ponga un osteópata en su vida.

Por un problema en el oído de mi bizcochete-brother, hemos ido a un osteópata. La verdad es que yo tenía una idea confusa, pero ¿qué es la osteopatía?

Se trata de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos específicos basados en la anatomía y fisiología del cuerpo humano. La primera escuela de Osteopatía data del año 1892 en Estados Unidos. El tratamiento que se denomina manipulación osteopática, consiste en un sistema de prácticas orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar.

La osteopatía abarca tres ramas:

Osteopatía articular o estructural: se ocupa del aparato músculo-esquelético y de la postura, y es efectiva en traumatismos, lumbalgias, dorsalgias, hernias discales, problemas articulares, artritis, artrosis. Restablece nuestro equilibrio biomecánico.

Osteopatía craneal: Tratamiento de los problemas relacionados con la estructura ósea del cráneo y la mandíbula. Es muy efectiva en el estrés y en bebés que han padecido en el parto. Con técnicas manuales, liberan y facilitan la micro-movilidad del cráneo y el conjunto de la relación craneosacra a través de las membranas meníngeas y el papel del líquido cefalorraquídeo. Algunas consecuencias de alteraciones posturales, traumatismos, desequilibrios musculares etc, pueden afectar a nervios craneales, arterias, glándulas y otros tejidos, a su paso por orificios craneales o en el interior mismo, lo que puede provocar neuralgias, dificultades de visión, audición, alteraciones de algunas funciones glandulares, vértigos, migrañas, e incluso a través del sistema nervioso vegetativo, trastornos digestivos, respiratorios, vasculares etc.

Osteopatía visceral: Se ocupa del tratamiento de órganos y vísceras mejorando la función de éstos, la indicación de las manipulaciones sobre el sistema digestivo es principalmente liberar adherencias que puedan obstruir el riego sanguineo. Está orientada a actuar sobre los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico, deben estar libres en su paso anatómico, lo que no siempre ocurre y que puede ser debido a adherencias, tracciones miofasciales que dificultan la normal movilidad de las vísceras. Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.

¿Cuándo podemos acudir a un Osteópata?

  1. Para aliviar dolores musculo-articulares, contracturas, tendinitis, esquinces, dolor neural, hernias discales. lumbalgias, lumbociáticas, sacroileitis, cervicalgias, tortícolis, problemas en hombros, rodillas o cualquier articulación.
  2. Dolores de cabeza, migrañas, cefaleas, vértigos, mareos…
  3. Trastornos nerviosos, ansiedad, estrés, insomnio…
  4. Disfunciones respiratorias, sinusitis, catarros, amigdalitis, afonias…
  5. Disfunciones auditivas, vértigos, zumbidos…
  6. Disfunciones oculares, hipoconvergencia ocular, lagrimeo, obstrucción del conducto lagrimal…
  7. Alteraciones en la digestión, dolores de estómago, hernias de hiato, úlcera, estreñimiento, gases, hinchazón abdominal, reflujos…
  8. Alteraciones ginecológias, dismenorrea, síndrome premenstrual…
  9. Alteraciones mandibulares, dolor en la boca, en la masticación, bruxismo, déficit en la apertura….
  10. Desequilibrios posturales, escoliosis, alteraciones podales..
  11. Problemas de bebes, cólicos de lactante, llanto, nerviosismo, bronquiolitis…
  12. Secuelas traumáticas, accidentes de tráfico, caídas, contusiones…
  13. Prevención, revisiones para prevenir y conservar una buena salud.

Nosotros acudimos por un problema en el oído de mi bizcochete-brother que arrastra desde el nacimiento. El otorrino nos recomienda la miringotomía que consiste en una inserción de tubos de drenaje en el oído, que permanece entre 6 y 12 meses insertado. La operación es con anestésia general y a mí me da mucho miedo.

La psicoterapeuta de mi bizcochete me recomienda que visitemos un osteópata antes de meternos en operaciones, como no conozco ninguno, pido ayuda a mi fisioterapeuta que me recomienda una clínica de osteopatía infantil. Allí acudimos no sin antes perderme por la huerta valenciana.

Nos recibe una gran sonrisa y el niño se porta fenomenal mientras le practican la osteopatía craneal. Salimos muy contentos y pienso que voy a poner un osteópata en mi vida.

Me explican también los beneficios de la fisioterapia y la osteopatia en nuestros bebes, en resumen es lo siguiente:

  • la fisioterapia respiratoria pediátrica desarrolla técnicas para la prevención, la curación y estabilización de alteraciones que afectan al sistema respiratorio, sus objetivos son: eliminar el moco acumulado en las vías respiratorias, luchar contra infecciones y atelectasias. Mejorar la ventilación del bebé, manteniendo una buena oxigenación de los tejidos. Con técnicas de terapia manual no invasivas, se consigue eliminar mucosidades tanto de vías altas como a nivel pulmonar.
  • la osteopatía pedíatrica desarrolla técnicas de terapia manual para tratar las patologías que afectan a los bebés como son: los cólicos del lactante, tortícolis congénita, otitis de repetición, obstrucción del canal lagrimal, bronquiolitis.

Respecto al oído, como después de la manipulación craneal, no le ha visto nada raro, me recomienda eliminar los lácteos de su alimentación. He de empezar a pensar en sustitutos para la leche de las mañanas o las noches, las meriendas con yogures, el queso…. De momento probaremos un mes y según como responda nos pondrán otro tratamiento.

 

 

 

Feliz San Valentín

Hoy solo escribo un poema de Mario Benedetti “Táctica y estrategia” y una música…. el silencio….
 

Mi táctica es mirarte                                                       My tactics is to watch you,
aprender cómo sos,                                                         to learn how you are,
quererte como sos.                                                          to love you the way you are.

Mi táctica es hablarte                                                      My tactics is to talk to you
y escucharte;                                                                      and to listen to you;
construir con palabras                                                    to build with words
un puente indestructible.                                               an indestructible bridge.

Mi táctica es                                                                        My tactics is
quedarme en tu recuerdo,                                             to stay in yor memory,
no sé cómo ni                                                                     I do not know neither how nor
con qué pretexto,                                                              with which pretext,
pero quedarme en vos.                                                   but to stay in you.

Mi táctica es ser franco                                                  My tactics is to be frank
y saber que sos franca                                                    and to know that you are frank
y que no nos vendamos simulacros                   and that we do not sell ourselves simulacrums
para que entre los dos                                                   so that between us both
no haya telón ni abismos.                                             there is neither curtain nor abysses.

Mi estrategia es en cambio                                          My strategy is, nevertheless,
más profunda y más simple.                                       deeper and simpler.

Mi estrategia es                                                               My strategy is
que un día cualquiera,                                                   that any given day,
no se cómo ni                                                                   I do not know neither how nor
con que pretexto,                                                           with what reason,
por fin… me necesites.                                                  at last… you need me.

Como hacer un disfraz de Mickey DIY

Hoy tenemos fiesta de disfraces en la guardería, lo sé desde la semana pasada y tenía pensado un disfraz de Mickey porque su señorita va de Minnie, pero no encontraba ni zapatos amarillos, ni leotardos negros, ni sueter de cuello cisne negro de su talla. Comentándolo en el despacho, una amiga me trajo un disfraz de la tienda Disney ideal, con una capuchita con la carita de mickey moniiiisimo, pero le estaba grande.

Aghhh! el miércoles me agobié y me fuí a buscarle un pijamita-disfraz. Vi unos ideales en Zara Home, pero me decanté por uno de dálmata. Corriendo puse la lavadora para tenerlo preparado. Ufff lo logré. Que guapo va a estar mi bizcochete. Me pongo a preparar mochilas y veo un cartel en la agenda que en enormes letras rojas y en mayúscula dice: NO TRAER DISFRAZ DE CUERPO ENTERO.

Ja, ja, ja el pijamita en la lavadora y yo no lo voy a poder utilizar, pues vuelta a la idea inicial. De Mickey. Y ahora que??? pues DIY.

Manos a la obra:

Cosas que tengo en casa y que me sirven:

  • leotardos.
  • polar.
  • guantes.
  • diadema con orejas.
  • zapatos.
  • pantaloncillo rojo.

zapatos

Bien, ¿qué necesito?:

  • tinte de ropa negro.
  • botones blancos.
  • calcetines amarillos.

Jueves por la tarde, llueve, lavo los calcetines amarillos que he encontrado en un bazar (¡qué no tendrán!) y los pongo a secar sobre el radiador. Pongo la lavadora con el tinte la nave negro, los leotardos y el polar. Mientras, coso los botones blancos comprados en una mercería del barrio sobre los pantaloncitos rojos.

¡Horror! Nunca intentéis tintar un polar, se queda igual, y ahora ¿que? Empiezo a buscar entre la ropa de la nieve, algún suéter de cuello vuelto que pueda tintar con el sobrecito de tinte que me queda. (Por si acaso vuelvo a meter el polar). El polar vuelve a salir azul marino, pero el suéter está negro. Me entero después que las fibras acrílicas o de poliester no se tiñen.

Que guapísimo va mi bizcochete y aprovechando cosas de casa, en total me he gastado 1€ los calcetines, 1.20€ los botones y 1.75€ el tinte.

 

 

Estimulación temprana 0-3 meses

Además de acudir a Asindown, nos gusta buscar en internet ejercicios para cada periodo y así desarrollar su aprendizaje, sus sentidos, movimientos etc..

El otro día cayó en mis manos un ejemplar de UNICEF Mexico del que quiero resumir las actividades que recomienda para estimular a nuestros niños. Estas actividades debemos realizarlas en un ambiente tranquilo e intentar evitar las horas de las comidas. Debemos ser constantes y repetir los ejercicios por lo menos tres veces por semana, siempre cuando el niño esté predispuesto; si se revuelve o se queja, mejor lo dejamos para otro ratito.

Habilidades de nuestros bebés:

  • Sostenido en brazos, mueve la cabeza de un lado a otro.
  • Permanece con las manitas cerradas.
  • Cuando oye un ruido, responde con todo el cuerpo.
  • Manifiesta tranquilidad y bienestar al mamar, bañarle o tomarlo en brazos.
  • Mira a su alrededor, sigue con la vista en forma incompleta un objeto y persona.
  • Emite pequeños ruidos con la garganta, atiende al sonido de una campanilla.
  • Mira los rostros de quienes le observan.

Debemos repetir cada una de las series de ejercicios, por lo menos 5 veces.

¿Qué podemos hacer para ayudarle a levantar y controlar su cabecita?

Colocamos al niño boca abajo sobre una colchoneta, el cambiador o nuestra cama e intentamos llamar su atención con una campanita, sonajero, e incluso podemos imitar sonidos de animales. Después con nuestra manos le hacemos caricias desde su nuca hasta las caderas.

Después colocamos al niño boca arriba y le cogemos con dulzura las manitas. Estiramos suavemente hasta que conseguimos sentarlo y le ayudamos a tumbarse de nuevo.

Cogiendo en brazos a nuestro bebé colocamos su cuerpo pegadito al nuestro y la mano que  sujeta su cabecita la colocamos a la altura de los hombros.

¿Cómo podemos estimular sus movimientos de piernas y brazos?

Acostadito boca arriba, le tomamos los brazos por las muñecas y con delicadeza los movemos hacia arriba, hacia abajo y a los lados. Después los cruzamos sobre su pecho, primero dejando el brazo izquierdo arriba y después el derecho. Cuando hemos terminado. rodeamos con nuestra mano izquierda su pierna derecha a la altura del gemelo y la flexionamos intentando que su rodillita toque su tripita. Lo mismo con la otra pierna. Voltéalo suavemente poniéndolo de lado primero sobre el lado derecho y luego sobre el izquierdo. Termina meciéndolo, si no tienes hamaca, colócalo sobre una sábana y mécelo con ayuda de otra persona. Aprovecha para darle un masaje en los brazos, de los hombros hacia las muñecas y en las piernas, desde los muslos hacia los pies.

Intentemos reforzar su sociabilidad .

Usa con tu bebé tonos dulces y afectuosos, él de momento no te entiende pero si responde a los cambios de tono de tu voz. Bésalo mucho y acaríciale mientras le llamas por su nombre. Sonríe mucho.

Estimular el lenguaje.

Cántale e intenta repetir todos los sonidos que haga para animarlo a seguir haciéndolo. Cuéntale cuentos, háblale mientras le cambias, le bañas, mientras haces tareas por casa.

Estimular la visión y la audición.

Intenta que comprenda que eres tú la fuente de los sonidos que percibe, no dejes de mirarle mientras le hablas. Si andas con él en brazos por la casa, entra en habitaciones que estén oscuras y espera unos segundos para encender la luz. Dibuja en un papel del tamaño de media cuartilla, varios puntos negros gordos, tumba a tu bebé boca arriba y mueve el papel intentando que siga con la vista los puntos.

¿Cómo desarrollamos la motricidad fina?

En esta etapa tienen las manitas cerradas, vamos a intentar que las abran. Con una brocha de colorete o maquillaje, frótale la palma de la mano. Masajea uno a uno sus deditos haciéndo suaves movimientos de torsión. Dale un sonajero y ayúdale a sujetarlo. Intenta tenerlo algunos minutos boca abajo. Hazle cosquillitas con la brocha por todo el cuerpo.

Todos estos ejercicios son muy fáciles de hacer y nos ayudan además a conectar con nuestros hijos. Podemos enseñárselos también a los abuelos, cuidadores para que se los realicen cuando los niños se queden a su cargo.

Masaje Shantala (segunda parte)

Que ganas de poder continuar con el masaje que dejamos a medias el otro día,¿verdad?.

La tripita.

Juntamos las manos y las colocamos en la base del pecho y las vamos bajando hacia el ombligo, una tras otra, repetimos dos veces. Ahora tomamos con la mano izquierda los pies y los levantamos en vertical, formando una L con las piernas y el cuerpecito del bebe. Con el antebrazo derecho realizamos el mismo movimiento anterior, desde la base del pecho, donde comienzan a abrirse las costillas hasta más allá del ombligo.

Las piernas.

Al igual que hemos hecho con los brazos, tomamos con una mano la base del muslete del bebé y con la otra subimos hacia el pie, como si fuera una pulsera. Repetimos dos veces. Después realizamos los movimientos suaves de torsión desde la base de la pierna hasta el pie. Terminamos masajeando la planta del pie primero con los pulgares y después con toda la palma. Repetimos con la otra pierna.

La espalda

Hasta este momento teníamos al bebe paralelo a nuestras piernas pero ahora lo colocamos transversalmente y con la cabeza a nuestra izquierda, sobre su vientre. Colocamos las manos sobre la espalda del bebe pasando por los omóplatos, la base de la espalda, los riñones y después las nalgas como si estuviéramos amasando. Las manos se desplazan adelante y atrás y volvemos a subir hacia sus hombros.

Ahora con la mano izquierda bien plana, recorremos la espalda del bebé, desde los hombros hasta las nalgas, despacito pero apretando mientras que con la derecha sujetamos el culete. Repetimos dos veces. Nos dicen que las dos manos trabajan en perfecta armonía, una representa el aspecto estático de la energía y la otra su aspecto dinámico.

Con la mano izquierda bien plana, recorremos la espalda del bebé, desde los hombros hasta los tobillos, como antes, muy despacito pero apretando mientras que la mano derecha sujetamos los tobillos mientras le estiramos las piernecitas. Repetimos dos veces.

La cara

Volvemos a colocar al bebe sobre nuestras piernas boca arriba y en paralelo a nuestras piernas. Ahora colocamos los dedos sobre su frente bordeando las parte superior de las cejas, y volvemos al centro y repetimos. La siguiente vez parten del centro de la frente y llegan hasta las sienes volviendo al centro y descendiendo por el contorno de la nariz y  hasta las mejillas.

Esta vez llevamos los pulgares desde la base de la nariz recorriendo los labios ya haciendo pequeñas rotaciones en la mandíbula para aliviar las encias.

Ya hemos finalizado el masaje, nos hemos quedado los dos super-agustito y ahora para terminar podemos darle un bañito y asi completar la sensación de bienestar.

IMG_7609

Mi bizcochete ayuda a realizar el masaje subiendo el solito las piernas

Masaje Shantala (primera parte)

Tacto, contacto, eso tenemos que recuperar, así que cuando acabe de hacer el masaje de los primeros quince días, tengo que seguir con el masaje Shantala. La verdad es que con mis otros hijos no estaba tan puesta en masajes. Yo tengo buenas manos, creo que podría haber sido fisio porque en mi familia soy la designada para rebajar los nudos musculares que se nos hacen en el hombro y cuello para ir un poco menos doloridos al fisioterapeuta aunque pensándolo bien… nunca es tarde para ponerse a estudiar.

En fin, a lo que íbamos, que al igual que con mi bizcochete estoy aprendiendo de masajes, hay ejercicios, juegos que son estupendos para hacer con nuestros hijos para estimularlos en su desarrollo y que deberíamos aplicarlos a todos nuestros bebes, tengan algún tipo de discapacidad o sean los más adelantados de la guardería. Estos ejercicios siempre enriquecen y en ningún caso resultan perjudiciales para nuestros bombones.

Masaje Shantala, en qué consiste, cuándo aparece, por qué se llama así.

En 1976, el profesor Dr Frédérick Leboyer, médico francés, escribe “Shantala, un arte tradicional, el masaje de los niños” después de un viaje a la India. Allí descubre que desde el nacimiento del bebé se masajea todo el cuerpo del bebé con un aceite vegetal tibio sobre las piernas de la madre y lo llama Shantala porque así se llamaba la mamá que quedo embelesado mirando como lo que él define “el Arte de dar Amor”. El masaje de bebés es un arte tan antiguo como profundo. Simple como difícil, difícil porque es simple. Como todo lo que es profundo. (Frédérick Leboyer)

El profesor Leboyer indica que se debe realizar el masaje colocando el cuerpecito del bebé directamente sobre nuestras piernas sin que haya ningúna tela que separe al niño de nuestras manos. Es muy importante que se produzca una comunicación de miradas con tu hijo, que te vea relajada y que lo veas tú también predispuesto a la relajación. Los masajes nunca los daremos después de comer, es mejor darlos antes del baño. La habitación debe estar calentita y debes tener el aceite de masaje cerca.

Primer movimiento. Masaje en el pecho.

Con las manos con aceite, las colocamos juntas sobre el pecho del bebé y las vamos separando poco a poco hacia su bracitos, siguiendo la dirección de las costillas. Volvemos de nuevo al centro con las manos juntas y repetimos dos veces.

Después las manos trabajarán por turnos, partiendo de la cadera derecha del bebé, llevamos nuestra mano hacia su hombro izquierdo, es decir, la mano cruza el pechito del bebé. En el momento que llegamos al hombro la otra mano realiza el mismo movimiento partiendo de la cadera izquierda hacia el hombro derecho y repetimos también dos veces. Son movimientos continuos que debemos realizar de manera rítmica.

Segundo movimiento. Masaje en los brazos.

Giramos a nuestro bebé para que se apoye sobre el ladito derecho. Con una mano le extendemos suavemente al bracito y colocamos nuestra otra mano en su hombro. Con el dedo índice y pulgar hacemos una especie de pulsera con la que recorremos todo el brazo de nuestro bebé, desde el hombro hasta la muñeca. Esta mano que se ha deslizado por el brazo del niño la dejamos sujetando la muñeca y es la otra mano la que repetirá el movimiento, de esta manera los movimientos son fluidos como si se tratara del movimiento de las olas del mar. Repetimos.

Después, colocamos las dos manos sobre su hombro y realizamos suaves movimientos de torsión (como si estuviéramos escurriendo una pieza de una seda caríiiiiiisima) alrededor de su bracito, recorriéndolo por entero hasta llegar a la muñeca y al terminar, repetimos.

Masajearemos entonces su mano con los pulgares, que masajean la pequeña palma empezando por la base de la mano hacia los dedos. Después tomamos uno a uno los deditos y los vamos doblando despacio.

Repetimos con el otro brazo, girando al bebé hacia su otro costado.

IMG_7609

Movimiento suave de torsión.

Test de APGAR

Los valores de Apgar son una de las primeras cosas que nos preguntan los pediatras, psicólogos, psicomotricistas … de nuestros niños. Sabemos que son unos valores que tenemos apuntados en la libreta sanitaria y que se realizan al minuto de nacer, a los 5 minutos y, a veces a los 10 minutos pero, ¿sabemos algo más?

El Test de Apgar se llama así en honor a su creadora, la doctora Norteamericana Virginia Apgar del Columbia University’s Babies Hospital que en 1952 propuso un medio sencillo para evaluar la condición física del recién nacido y se difundió por todo el mundo por su facilidad y por ser un excelente indicador. También se usa como siglas que son :

Apariencia, Pulso, Gesticulación, Actividad y Respiración. Se evalúa la frecuencia cardíaca, el esfuerzo respiratorio, el tono muscular, la respuesta a estímulos y el color de la piel en base a una tabla de puntuación en la cual se asigna un valor a cada parámetro que va de 0 a 2.

Frecuencia cardíaca. Se evalúa con el estetoscopio y es el examen más importante, si no hay latidos cardíacos, la puntuación es 0, si es inferior a 100 latidos por minutos es 1 y si la frecuencia es superior a 100 latidos por minuto su valor es 2.

Respiración. Si hay ausencia de respiración se puntúa con valor 0, si las respiraciones son lentas se puntúa con 1 y si la respiración es normal y hay llanto se le da un valor de 2.

Tono muscular. Si el bebe está flácido, la puntuación es 0, si hay cierta flexión de las extremidades, la puntuación es 1 en tono muscular, si existen movimientos activos se le puntúa con un 2.

Respuesta a estímulos. Si no se observa ningún reflejo de irritabilidad frente a por ejemplo un pinchazo, la puntuación es 0, si hay gesticulaciones la puntuación es 1 y si la respuesta es positiva gesticulación y además hay  llanto, tos o estornudo  la puntuación es de 2.

Color de la piel del bebé. Si la coloración es azul pálido su puntuación es de 0, si tiene el cuerpo rosado y las extremidades azules es un 1 y si toda su piel es rosada la puntuación es de 2.

Esta evaluación se hace al primer minuto de vida y a los cinco. La evaluación del primer minuto indica el nivel de tolerancia del recién nacido al proceso de nacimiento y la de los cinco minutos evalúa la adaptabilidad al medio ambiente. Una puntuación inicialmente baja no indica que existan riesgos a largo plazo para el bebé, mientras que las maniobras de reanimación hayan sido las correctas y que la puntuación se normalice a los 5 o 10 minutos.

Una puntuación de 7,8 o 9 es normal y señal de que nuestro bebé está bien de salud, un 10 es difícil de conseguir nada más nacer por el color azulado de pies y manos. Cuanto mayor sea la puntuación, mejor será la evolución del bebé después de nacer.

Si la puntuación es menor de 7 puede deberse a un parto difícil, cesárea o que exista líquido en la vía respiratoria del bebé y seguramente recibirá oxígeno y despeje de la vía respiratoria para mejorar su respiración y estimulación física para mejorar el ritmo cardíaco. También pueden ingresarlo en la planta de Neonatología por unas horas para estar bien observado e investigar la causa de la baja puntuación. Aun así, un bebé puede tener una puntuación baja al primer minuto y una puntuación normal a los cinco minutos.

De mis tres partos, únicamente a mi bizcochete lo subieron a Neonatología, por cierto allí se que lo cuidaron con una dulzura extrema, en los otros dos partos, natural y cesárea gemelar, subimos directamente a la habitación.

Desde las primeras dos horas de vida

Todos sabemos de los beneficios del tacto, de los abrazos. La doctora Kathleen Keating dice que se necesitan cuatro abrazos diarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer. Los abrazos elevan la autoestima porque nos hacen sentirnos seguros, ayudan a la comunicación, generan confianza y aumentan los sentimientos de felicidad, por la liberación de oxitocina, a la vez que alivian los sentimientos de soledad. Nos dicen también que fortalecen el sistema inmunológico, relajan los músculos y equilibran el sistema nervioso. Mejoran nuestro estado de ánimo, nos enseñan a dar y recibir, vamos que hay muchas razones para dar y recibir un abrazo, eso sí, ese abrazo sólo vale si dura más de veinte segundos.

He leído artículos médicos que hablan de la importancia del primer contacto del recién nacido con su mami. Nada más nacer, no hay nada mejor (si todo va bien) que dejar al bebé tumbadito sobre el pecho de su mamá, el calor, el olor, son estímulos perfectos para nuestros hijos. Pero no todos los partos son fáciles y puede ser que la mamá o el bebé necesiten de cuidados especiales y que se deba retrasar ese momento de contacto. En este último parto yo no tuve ese momento hasta un mes después del nacimiento de mi bizcochete. Yo estaba a punto de entrar en la UCI y me lo bajaron desde neonatos para que mi entrada fuera mas dulce pero lo que no se si sabían es que ese abrazo me dio las fuerzas necesarias para luchar sin tregua para vencer todas las complicaciones que tuve.

Te quiero, te quiero, que guapo eres… le repetía una y otra vez mientras no paraba de llorar. Nunca podré olvidar esa sensación, nunca.

Ahora es el momento de recuperar esos días que no tuvimos. Tengo que devolverle ese chasquido ¡chas! que nos conecta y para eso me han enseñado un masaje que quiero compartir con todos, sobre todo con las mamás. Este masaje es bueno realizarlo desde las dos primeras horas de vida hasta sus primeros quince días.

Habitación calentita y piel con piel. Tumbamos al bebe sobre nuestro pecho, y poniendo la mano en forma de cuenco sobre su cabecita le acariciamos desde la frente hacia la nuca y aguantamos un poquito. Después seguimos desde el cuello acariciando su espalda hasta el coxis y volvemos a aguantar un poquito, ejerciendo una ligerísima presión.

Después para terminar colocamos al bebe boca arriba, en posición supina, juntamos nuestras manos y las colocamos juntitas sobre su pecho. Hemos de realizar movimientos en círculos hacia afuera, describiendo espirales sobre el bebé y abarcando brazos, piernas y pies. El movimiento debe ser rítmico y regular.

Esto debemos repetirlo quince días seguidos. Yo empiezo hoy. Espero que os pueda contar un gran cambio.